Review Galaxy S8+

Samsung Galaxy S8+ el smartphone estrella de cara a esta temporada 2017/2018 con permiso por supuesto del Note 8. Tenemos con notros este smartphone todo pantalla donde el diseño es lo primero que vemos y lo primero que nos encanta. Un trabajo muy fino por parte de Samsung donde con solo tocarlo comprobamos la calidad de los materiales. Pero antes de entrar en cuestión vamos a empezar empezar conociendo las características del terminal.

Características Samsung Galaxy S8+

PantallaDual Edge Super Amoled de 6,2 pulgadas con resolución 2K+
ProcesadorOcta-core de 64 bits Samsung Exynos 8895 a 2.5 Ghz.
Cámara Trasera12 MP, lente f/1.7, flash LED, vídeos 4K
Cámara Frontal8 MP, lente f/1.7
Almacenamiento64 GB + MicroSD
RAM4 GB
Versión Android7.0 Nougat con Samsung Experience 8.2
GPUMali-G71 MP20
Batería3.500 mAh
Conectividad4G LTE, Dual SIM, Bluetooth 5.0, GPS/Glonass, NFC, minijack, Tipo C
Dimensiones físicas73,4 x 159,5 x 8,1 mm (173 gr)

 

Si quieres conocer las primeras sensaciones y sus características en vídeo, aquí tienes el vídeo del compañero El Mito Tecnológico

Capa de personalización

Antes de comenzar a valorar el rendimiento del Galaxy S8+ y lo que he ido apreciando de este, voy a comentar primero lo que me ha parecido la capa de personalización que usa Samsung.

Samsung Experience, es el nombre de la capa de personalización de Samsung, aunque todos nos puede sonar más su antiguo nombre, Touchwiz. La versión que lleva este terminal mientras realizaba la review es la 8.1 y corre sobre Android 7.0 Nougat.

Al igual que otras capas como pueden ser MIUI o EMUI, oculta totalmente a Android y este es irreconocible, siendo indistinto para el usuario la versión de Android que estemos usando en ese momento. Muchos alegan que estas capas se han vuelto un fork, o bifurcación si lo preferimos en español, de Android.

Mi experiencia con Touchwiz data de los años del Galaxy S3. Si, lo se, ha llovido ya un poco. Lo que te das cuenta al arrancar por primera vez el terminal es lo que ha mejorado esta capa. Mucho sería quedarse corto.

Samsung Experience controla todo el teléfono de una manera envidiable, pudiendo ajustar un sinfín de parámetros para dejar el teléfono a nuestro gusto. Ire comentando a lo largo de la review las cosas que me han parecido más interesantes y útiles según vayamos tocando cada parte del terminal. Navegar entre estos es un poco complicado debido al número de menús y submenús que cuenta, por lo que la curva de aprendizaje se hace un poco lenta para poder sacarle todo el partido al nuestro terminal. A los amantes de este toqueteo, esto les volverá loco.

Además de todos estos parámetros, Samsung Experience nos trae varias aplicaciones instaladas, aunque la mayoría al iniciar el dispositivo por primera vez te pregunta cuales quieres instalar.

Unboxing y primeras impresiones

La primera impresión que tienes al ver el terminal es su pantalla curva ocupando casi todo el frontal del terminal. Te sorprende también la ligereza y la ergonomía del conjunto. El Galaxy S8+ es un terminal que resulta muy cómodo de manejar y que se adapta perfectamente a la mano. Pero pronto te das cuenta del problema que tiene la pantalla, y es su longitud. Manejarlo con una mano es complicado, pero acabas acostumbrándote.

Diseño y acabados

Como siempre digo, el diseño es algo muy personal. Lo que está claro la primera vez que coges el Galaxy S8+ y lo tienes en la mano es la sensación de calidad que destila. El diseño curvo del terminal tanto de su parte frontal como de la parte trasera, le hace poseedor de unas líneas muy fluidas y elegantes. Destaca su pantalla infinita de 6,2 pulgadas que ocupa casi todo el frontal, más concretamente un 82%. Lo que la gente ha criticado es la parte trasera, que en comparación con la delantera, resulta un poco sosa. Lo que sí quiero destacar es el gran error de diseño que es poner el sensor de huellas al lado de la cámara, sobre todo teniendo en cuenta la longitud del terminal. Bajo mi punto de vista, hubiera estado mejor situado justo debajo de la cámara, en el que resulta su situación más natural, haciéndolo más accesible.

Foto en la mano Galaxy S8+

Como hemos comentado antes, los acabados del teléfono son de primera. Todo está perfectamente ensamblado y no encontramos ninguna falta. Los materiales, como podemos suponer son de los más premium. El terminal está construido en aleación de aluminio y cristal, quedando todo el conjunto como un gran bloque indivisible al tacto. Tanto la pantalla como la parte trasera metálica, que en el caso de este terminal es el nuevo azul coral, no son propensas a mancharse de huellas y suciedad. En superficies tan brillantes este es un gran punto a su favor.

Foto en la mano Galaxy S8+

En la mano, el teléfono resulta muy cómodo por no ser demasiado ancho. De esta manera se puede agarrar bien y ayuda a sujetarlo. Además sus materiales lo hacen agradable al tacto y con la sensación de que no vaya a resbalarse de la mano. El problema viene la hora de querer manejarlo con una sola mano y la longitud de este modelo. La parte superior de la pantalla queda demasiado alejada, lo que te obliga a estar moviendo el terminal con una sola mano y aquí es cuando de vez en cuando sufres un pequeño susto por un posible resbalón y la consiguiente caída.

Pantalla

Encontramos en este terminal una pantalla con tecnología SUPER AMOLED de 6,2 pulgadas y una resolución 2K. Sin duda una de las mejores cosas de este terminal y por lo que más destaca frente al resto. Todo en ella es pura definición. Colores extraordinarios y un contraste fantástico. Como parte de la tecnología AMOLED, encontramos unos negros puros.

El brillo es simplemente perfecto. Su ajuste es muy gradual y rara vez nos encontramos con mucho o poco brilla, ajustándose casi sin darnos cuenta a las necesidades del momento. A la luz del día destaca frente a otras pantallas IPS viéndose perfectamente sin tener que tocar nada. Lo mismo sucede en ambientes sin luz, adaptándose perfectamente y logrando que el brillo en ningún momento nos moleste.

Además Samsung ha protegido la pantalla del Galaxy S8+ con una capa Gorilla Glass 5, lo que le confiere una buena resistencia, aunque no es inmune a los rayones por mucho que digan. En el tiempo que he tenido el terminal, y cuidándolo más que a mis hijos, se han empezado a ver marcas de desgaste. No es nada a destacar, pero se pueden ver ligerisimas rayas en la pantalla.

La respuesta táctil de la pantalla es soberbia. En ningún momento he tenido ningun toque raro en los bordes de la pantalla ni se ha desplegado el menú lateral.

En el Samsung Galaxy S8+ La pantalla es uno de los grandes protagonistas y por ello podremos personalizarla con un gran número de opciones. La primera de todas es la resolución que queremos tener en esta. Podemos elegir desde HD+(1480×720) hasta 2K+(2960×1440). Casi todo el tiempo de esta review he tenido el móvil en la resolución FULLHD+ (2220×1080) y las diferencias entre esta resolución y la 2K son mínimas, incluso a nivel de gasto de batería.

También podemos elegir si queremos o no tener activada la opción de Always-on Display, un extra que viene incluyendo en las ultimas generaciones Samsung así como otros fabricantes, permitiendo al usuario mantener en las pantallas OLED la pantalla encendida y mostrando así la hora y las notificaciones consumiendo la batería mínima.

Donde verdaderamente se disfruta esta pantalla, además de con los juegos que luego trataremos, es a la hora de consumir contenido multimedia. He estado disfrutando de las cualidades de esta pantalla para ver películas y la verdad es que se disfrutan muchísimo. A mi me dio la sensación de estar delante de una pantalla de cine, salvando las obvias diferencias, gracias a su mayor longitud en relación a la anchura. Claramente estamos ante un nuevo formato de pantalla y que cada vez más será adoptada por el resto de fabricantes por sus cualidades a la hora de disfrutar de nuestro contenido multimedia.

Rendimiento día a día

No he tenido ningún problema en el uso diario en el tiempo que he estado con el S8+. Los 4 Gb de RAM con los que viene equipado este modelo se notan a la hora de trabajar con las aplicaciones más usuales y cambiar entre ellas. Por supuesto que no hay ningun lag o demora o cualquier otra cosa que no sea una rapidez eléctrica a la hora de abrir cualquier aplicación o al pasar entre ellas en la multitarea. Durante estas semanas no he tenido ningún cierre forzoso de alguna aplicación o cuelgue. He escuchado que con el uso de este modelo, las cosas se empiezan a volver algo más lentas y existen unos pequeños lag. Yo no he experimentado nada de esto.

En estos dias, e intentando buscarle las cosquillas al teléfono, no he podido encontrar ningún problema. Al contrario. La sensación que tienes cuando te poner a trabajar con el Galaxy S8+, pasando entre aplicaciones y trabajando con varias de ellas a la vez, en mi caso han sido Trello, Keep, Google Docs y acrobat, esta mas proxima a la sensación de estar delante de un portátil que a la de un móvil, salvando claro está las diferencias de tamaño y de interfaz.

Rendimiento en juegos

Es una gozada poder jugar con este teléfono. Como era de esperar no he tenido ningún problema a la hora de jugar con varios juegos a la vez, pasando entre ellos sin cerrarse gracias a los 4 GB de RAM. El rendimiento es altísimo y todos los juegos los he puesto en su mayor calidad sin problemas de bajadas de frames por segundo ni nada.

Si el juego no está preparado para este tipo de formato de pantalla, el mismo teléfono nos permite ajustarlo para que ocupe toda, sin sufrir por ello una resolución rara ni estirar la pantalla en exceso. Para ello estira un poco la pantalla a lo largo mientras que hace un pequeño ajuste a lo alto para que así no perdamos demasiada información de la parte superior e inferior de la pantalla.

Al igual que con el contenido multimedia, jugar en este tipo de pantallas es una sensación maravillosa, ya que da la sensación de estar más inmerso dentro de la acción que con una pantalla con una relación de aspecto más tradicional.

Almacenamiento

La versión que he tenido el placer de probar viene con unos buenos 64 Gb de almacenamiento interno, más que de sobra para poder instalar un gran número de aplicaciones y juegos, además de nuestras fotos y vídeos. Si todo esto no fuera suficiente, podremos equipar a este terminal con un tarjeta de datos microSD de hasta 256 GB.

Sonido

El sonido del altavoz externo es espectacular. No distorsiona nada de nada, escuchandose muy nítido incluso a lo máximo del volumen. Además, este es muy potente. En cuanto al sonido con cascos en el jack de 3.5mm he apreciado que el sonido es más claro y con más matices que en otro teléfono. He probado a escuchar la misma canción con los mismos cascos en varios terminales, y me da la sensación que el resultado es apreciablemente mejor en el S8+.

Uno de los grandes desaparecidos en los terminales de gama alta es la Radio FM que ha terminado por desaparecer en casi todos los terminales de alto precio, pero por le contrario si los vemos en la gama baja.

Cámaras

La cámara del Galaxy S8+ es otro de los grandes protagonistas del terminal y junto a la pantalla, uno de los grandes reclamos y que tiene ciertas diferencias con el Note 8.

En la parte frontal contamos con un sensor Sony IMX 320 de 8 megapíxeles, con un apertura de f/1.7 y un tamaño de píxel de 1.22 μm. Además tenemos que añadir en estas cualidades técnicas que la lente tiene un gran angular de 80°. ¿En que se traduce toda esta retahíla? Pues en unas fotos muy luminosas en todo tipo de ambientes, incluido cuando la luz escasea. En este terminal la cámara frontal es infinitamente mejor que muchas cámaras traseras en terminales de gama media. Con eso lo digo todo.

El sensor montado en la parte trasera es un Sony IMX333 con una apertura de f/1.7 y estabilización óptica de imagen (OIS). El tamaño del píxel es de 1.4µm. Con estos mimbres, los resultados son apabullantes en todas las condiciones. Durante el dia, quizas, los resultados no sean tan palpables en relación a otras cámaras. Si se nota una diferencia en las fotos con objetos en movimiento, donde una mayor velocidad de disparo nos permite obtener imágenes más nítidas gracias también, por supuesto, al OIS.

Donde se ve una clara diferencia es en las fotos nocturnos, donde el S8+ machaca a cualquier otro terminal que haya probado yo, obteniendo unas fotos con mayor luminosidad y menor ruido. Os dejo una pequeña galería de fotos tomadas en condiciones de luz muy pobres. En estas situaciones el flash ayuda bastante y tiende a no deslumbrar la fotografía, con lo cual no quemaremos parte de esta.

Pero si algo destaca también en este apartado el Galaxy S8+ es la aplicación de cámara del teléfono, una aplicación tremendamente intuitiva y que nos permite un sin fin de posibilidades. De los varios modos de disparo que disponemos, tenemos el automático, que en la gran mayoría de las circunstancias nos va a hacer unas fotos buenisimas y poco vamos a tener que interactuar con el.

Destacan también las panorámicas. De una forma muy sencilla seremos capaces de hacer unas grandes fotografías en este tipo de formato.

Panorámica S8+

Y tenemos otro modo muy interesante, que es el enfoque selectivo, un pseudo efecto bokeh que no es perfecto en todas las situaciones. Con este modo el teléfono hará dos fotos, una con el enfoque sobre el objeto que queramos tener enfocado y la otra con los objetos detrás de el. Al final obtendremos tres imágenes, las dos anteriores más una con las dos partes enfocadas.

Desenfoque S8+

Pero el modo que va a hacer las delicias de los amantes de la fotografía es el modo Pro o modo manual. Ya sabemos que este modo no es exclusivo del teléfono de Samsung, pero es muy raro verlo en los teléfonos de gama media o baja. Con este modo podremos ajustar algunos de los parámetros que afectan a la foto y ponerlos a nuestro gusto para sacar la foto tal y como queramos. La parametros que podemos tocar son la velocidad de apertura, el ajuste ISO y el balance de blancos. Jugando con todos estos parámetros podemos llegar a hacer fotos sorprendentes, pero exigirá un poco más de conocimientos de la técnica fotográfica. Como os he comentado antes, en la mayoría de las ocasiones, el modo automático será más que suficiente para realizar unas muy buenas fotos.

Grabación de vídeo

Batería suficiente para todo el día

El Galaxy S8+ tiene una batería de 3500 mAh. En principio nos podria parecer que la batería se va a quedar un poco corta por el tamaño de la pantalla y su resolución. Pero gracias a la buena optimizacion realizada por Samsung, nos encontramos ante un buen valor en su autonomia.

En todos los días que he tenido el Galaxy S8+, no he tenido ningún problema a la hora de terminar el dia con una buena cantidad de batería. La media de mi uso normal han sido unas 4 horas y media con un uso de 1 día y unas 20 horas sin apagar en ningún momento el terminal y escuchando en ese tiempo bastante podcast.

Dándole un uso entre medio y maximo llegamos a sacar hasta 5 horas y media de pantalla como maximo y un mínimo de 4 horas y 50 minutos, no está nada mal pero la batería es algo a lo que los usuarios siempre le perdimos más.

GPS

Ningún problema con el GPS. Lo he estado utilizando regularmente para ir de mi casa al trabajo y además de posicionarse muy rápido no he tenido ningún problema al utilizar el navegador. He usado tanto Google Maps como Waze y todo me ha funcionado sin problema, recalculando las rutas muy rápido.

Conectividad

El Galaxy S8+ también destaca en el apartado de la conectividad. De todos los terminales que he probado hasta ahora, es uno de los que mayor alcance y estabilidad tiene en este aspecto.

WIFI 

Este terminal es capaz de tener conectividad wifi en lugares de mi casa donde otros telefono y son capaces de ver la red. El alcance es sorprendente y más que suficiente para ver YouTube traspasando las 5 paredes con distancia hacia el router.

Bluetooth
No he tenido problemas a la hora de conectar cualquier dispositivo bluetooth a este teléfono. Todas las conexiones han sido rápidas y no me ha dado ningún problema a la hora de reconocer nada. Ha probado un altavoz, unos auriculares, la miband 2 y los dos coches y en todos los casos el proceso ha sido rápido y sin complicaciones.

Al igual que con el wifi, las conexiones bluetooth han sido muy estables y el alcance ha sido sensiblemente superior al que me ofrecen otros terminales. Culpa de todo esto lo tiene la utilización del nuevo standard 5.0 LE y del hardware usado para esto.

Llamadas

En todas las llamadas que he hecho y he recibido, el terminal se ha comportado de manera excepcional y no he perdido ninguna llamada. En ambos extremos el audio era muy bueno. El unico problema que me he encontrado es que el icono superior donde indican la cobertura del terminal, siempre me marcaba valores muy bajos, aunque yo luego en la pracitca no tenia probemas ni para hacer una llamada ni para usar los datos.

Sensor de huellas, sensor de iris, sensor de cara… vamos tenemos de sobra

El lugar escogido para ubicar el sensor de huellas no es el más acertado, bajo mi punto de vista. Situado al lado del sensor de la cámara de foto, queda ubicado en un lugar un poco inaccesible cuando cogemos el terminal, debido al tamaño del teléfono y nos vemos forzados a estirar el dedo en una postura que no resulta nada agradecida. Su situación natural hubiera estado justo debajo del sensor de la cámara de fotos, allí, se podría haber alcanzado de forma más natural. Los fallos a la hora de leer la huella parten todos de este problema, ya que el sensor en si, funciona perfectamente y no falla nunca.

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal: Telegram ElCamioneroGeek.es

Valoración
Cámara
9.3
Bateria
8.5
Diseño
9
Samsung Experience
9.5

Apasionado de la tecnología en todos sus sabores.