Review Samsung DEX

En los últimos dos años, hemos visto un incremento exponencial de la potencia de nuestros teléfonos móviles hasta alcanzar una potencia actual que puede rivalizar a la de algún ordenador doméstico. Esto nos ha llevado a preguntarnos muchas veces si no podríamos utilizar nuestros dispositivos como nuestro ordenador personal. Ya ha habido alguna marca que ha intentado ir por este camino con más o menos fortuna como hizo Asus con su Padfone. Hoy os traemos la solución que ha ofrecido Samsung para poder convertir nuestro móvil en un ordenador personal, os traemos la review del Samsung DeX.

Unboxing y primeras impresiones del Samsung DeX

Ya os habíamos hablado en el Camionero Geek sobre el Samsung DeX en este artículo y lo que nos ofrecía este dispositivo, pero gracias a Samsung España hemos podido probarlo de primera mano.

Al abrir la caja que trae el Samsung DeX, nos encontramos con el DeX propiamente dicho y un cargador con su cable para poder conectarlo a la corriente. Ya está. El diseño del DeX, realizado completamente en plástico, nos asemeja a un OVNI. La construcción es buena y se ve bastante robusto, también es verdad que no va a ser un dispositivo que estemos todos los días moviendo de sitio.

Review Samsung Dek

En la parte trasera encontramos todos los conectores que tiene el Samsung DeX, que son dos usb, un usb tipo C para poder cargar el teléfono cuando lo conectemos, y un conector HDMI. Por último, tenemos un conector RJ45 por si queremos conectarlo a una red doméstica o la red de nuestro trabajo. Nos falta un conector que vamos a descubrir cuando movamos la tapa superior hacia atrás. Al hacer este gesto el DeX revela el conector tipo C donde insertaremos nuestro teléfono y que luego veremos se convertirá en un problema.

Conectar el DeX con el monitor o televisión y con un teclado y ratón no ofrece ningún problema ni tampoco tenemos que configurar nada más en el móvil, simplemente lo pinchamos en el DeX y se nos abrirá una ventana donde nos pedirá cómo queremos ver la pantalla del móvil en nuestro monitor, Podemos optar por simplemente ver la pantalla del móvil en el monitor, ajustando eso si el tamaño, o activar el formato DeX. Vamos a ver esta opción primero.

DeX, mi teléfono como un ordenador

Review Samsung Dek

Aquí es donde vamos a poder utilizar nuestro teléfono como un ordenador cualquiera. Nos aparecerá un escritorio tradicional como el que podemos ver en cualquier sistema operativo. En la parte de abajo de la pantalla encontramos una barra de tareas con un área de notificaciones a la derecha, donde además encontramos varios iconos con los estados de la red, batería, etc.

En la parte inferior izquierda, al igual que muchos sistemas de escritorio, como Windows, encontramos el acceso a las aplicaciones y en este caso también podemos acceder a las aplicaciones en segundo plano, tal y como lo hacemos en nuestro terminal Android. En el resto del escritorio encontramos los iconos que queramos poner aquí, ya sean accesos directo, archivos o carpetas. Al igual que nuestro sistema de escritorio, al presionar el botón derecho del ratón accederemos a un menú contextual que nos dará diversas opciones según pinchemos en un lugar u otro.

A partir de aquí trabajar con Samsung DeX y nuestro teléfono es casi como hacerlo con nuestro sistema de toda la vida. Y digo bien, casi, ya que va a depender de la aplicación para poder sacarle todo el rendimiento al sistema. Las aplicaciones las vamos a dividir en dos categorías, las que están adaptadas a DeX y las que no.

Las aplicaciones adaptadas al Samsung DeX, que son casi todas las de Google y las creadas por Microsoft, no dan ningún problema abriéndose a pantalla completa. Podemos trabajar con estas ventanas como lo hacemos en nuestros PC, minimizándolas, cambiando su tamaño o poniendo dos o más al lado de las otras.

El otro grupo de aplicaciones son las que no están adaptadas, una gran mayoría de ellas. Estas aplicaciones se abrirán en una pequeña ventana que no puede ser modificada. Trabajar con este tipo de aplicaciones es un suplicio, ya que el tamaño de estas ventanas es bastante pequeño y dependiendo lo que queramos hacer resultara un poco desesperante.

Dentro de este grupo encontramos también los juegos. Al abrirse en una pantalla tan pequeña, poco podremos disfrutar de estos. Además algunos de los juegos se comportan muy lentos y perezos, siendo imposible jugar con ellos.

Después de unos días utilizando el Samsung DeX como mi PC de sobremesa con sus virtudes y defectos, nos damos cuenta que necesita todavía un poco de trabajo. Las aplicaciones adaptadas a este dispositivo se pueden utilizar sin ningún problema salvo las limitaciones propias de la aplicación. Es decir, no vamos a tener ni más ni menos opciones que la aplicación del teléfono. Por lo tanto, en algunos casos, se pueden quedar un poco cortas en comparación con una aplicación similar para ordenador. Habría que comparar más detenidamente estas dos versiones para saber si nos servirán o no en nuestro uso diario.

Las aplicaciones que no se adaptan tienen el inconveniente que ya hemos destacado, su tamaño en pantalla. Al igual que las otras aplicaciones que hemos nombrado anteriormente, vamos a tener exactamente los mismas opciones para lo bueno y para lo malo.

En algunos casos vamos a poder desterrar nuestro ordenador de sobremesa en favor del Dek. Gente que su uso mayoritario sea el navegar por Internet, redes sociales y un uso de ofimática reducido, van a encontrar en este dispositivo un gran ahorro de espacio.

Qué gano yo replicando la pantalla de mi móvil

La otra opción que tenemos cuando conectamos el teléfono en el DeX es esta, replicar la pantalla del móvil en el monitor o televisión que estemos usando.

Review Samsung Dek

Aquí, como vemos, vamos a tener una copia exacta de la pantalla de nuestro móvil, ajustada a lo ancho o alto según este puesta la pantalla del móvil. El uso se hará también con el ratón y el teclado y nos tendremos que ajustar a esta pantalla.

¿Y que ventaja me da esto? Pues en las aplicaciones que hagan uso de la pantalla en formato apaisado, es decir, con el móvil tumbado, la pantalla se ajustará al tamaño de nuestro monitor o televisor. Los beneficiados aquí son las aplicaciones de juegos y de reproducción de vídeo como Netflix.

Review Samsung DeX

Como vemos en la imagen superior, jugar en este modo es una gozada si usamos un monitor de generosas proporciones. Además no hemos podido encontrar ningún lag o retardo a la hora de usar el ratón y el teclado. Tampoco hemos tenido problemas a la hora de ver vídeos, por ejemplo con plataformas como Netflix.

Con esta opción de conexión podremos convertir nuestro teléfono gracias a DeX en un centro multimedia y de juegos. No hemos podido probar la opción de jugar a estos juegos con un mando bluetooth, pero la lógica nos dice que el resultado debe ser el mismo que hacerlo desde la pantalla del móvil directamente.

En ambos modos encontramos un “problema”, que es a la hora de escuchar el sonido. Por defecto lo vamos a escuchar por el teléfono. La otra opción va a ser utilizar el conector HDMI para poder escuchar el sonido por la televisión o por el monitor, dependiendo donde lo tengamos conectado. En el caso del S8+, teléfono con el que hicimos la prueba del DeX, no pudimos usar el conector jack 3,5 mm ya que está al lado del conector de carga y queda tapado por el propio Dek, que es el problema de diseño que os comentábamos al principio de la review.

Otra opción es usar el bluetooth para conectarle unos auriculares o un altavoz externo. En ambos casos el sonido es bueno y no se ve afectado de ninguna manera por el Dek. Esto hay que tenerlo en cuenta ya que para usarlo como centro multimedia y tener un buen sonido, algo tendremos que trastear con la configuración del teléfono.

Conclusión

Es de destacar el esfuerzo de Samsung y de otras compañías en este campo. Poder utilizar nuestro terminal como nuestro ordenador de sobremesa puede llegar a ser una buena solución. Con este dispositivo de Samsung, la cosa se queda a medio camino. Como centro multimedia puede ser una buena solución para poder disfrutar de servicios en streaming y de nuestros juegos Android favoritos.

En cuanto a la opción de escritorio, creemos que todavía le hace falta mejorar mucho, sobre todo en cuanto a las aplicaciones, ya que las actuales aplicaciones ofimáticas se pueden quedar un poco cortas en algunos casos en comparación con las aplicaciones de los teléfonos móviles. Seguro que alguna aplicación que no hemos probado dentro del ecosistema de Android se puede equiparar a los paquete de ofimática más habituales, pero también tenemos que tener en cuenta que las aplicaciones deben estar preparadas para ser utilizadas en formato escritorio por el Dek. Así que es necesario conjugar ambas cosas para poder augurarle un buen futuro a este dispositivo.

Podéis encontrar más información sobre el Samsung DeX en la página web de Samsung.

Como siempre, damos las gracias a Samsung por habernos prestado este dispositivo para su análisis.

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal: Telegram ElCamioneroGeek.es