Review BQ Aquaris V

BQ presentó el 19 de septiembre sus nuevos smartphones Aquaris V y Aquaris V Plus que, según la compañía, están dirigidos a un público joven al que le interesan tres aspectos clave: la cámara, la autonomía y la experiencia multimedia.

Hemos tenido la oportunidad de probar con nuestras propias manos el nuevo BQ Aquaris V, un dispositivo que a simple vista presenta buenos materiales de construcción además de un hardware solvente sobre el papel.

El BQ Aquaris V viene a cubrir el hueco que tenían entre los Aquaris U, los smartphones más humildes de la marca, y los Aquaris X, el buque insignia de la compañía.

Este segundo dispositivo se diferencia sobre todo en su pantalla ligeramente superior de 5.5 pulgadadas, mientras que el equipo que analizamos tiene 5.2 pulgadas. Además, mientras que el V viene en versiones de 2GB y 16GB o 3GB y 32GB de almacenamiento, el V Plus mejora, con opciones de 3GB de RAM y 32GB o 4GB de RAM y 64GB de almacenamiento.

En nuestro caso hemos analizado la versión con 3GB y 32GB de almacenamiento. ¿Habrá cumplido las expectativas?

Ficha técnica del BQ Aquaris V

Antes de empezar con nuestras sensaciones del BQ Aquaris V vamos a repasar sus características técnicas:

BQ Aquaris V
DIMENSIONES FÍSICAS148,1 x 73 x 8,4 milímetros, 165 gramos
PANTALLALCD IPS de 5,2 pulgadas HD (720 x 1.280 píxeles, 283 ppp)
Cristal Dinorex 2.5D
Brillo hasta 520 nits
PROCESADORQualcomm Snapdragon 435 (octacore hasta 1,4 GHz) y GPU Adreno 505
RAM2/3 GB
MEMORIA16/32 GB + microSD (hasta 256 GB)
VERSIÓN SOFTWAREAndroid Nougat 7.1.2 (actualizable a Android 8 Oreo)
CONECTIVIDAD4G LTE, Wifi 802.11b/g/n/ac doble banda, Bluetooth 4.2 y NFC
GPS y GLONASS (compatible con Galileo)
CÁMARA TRASERA12 megapíxeles con f/2.0, flash
AF detección de fase, HDR auto, RAW
Grabación de vídeo 1080p@30fps, cámara lenta 480p@120fps
CÁMARA FRONTAL8 megapíxeles, f/2.0
Grabación de vídeo 1080p@30fps
OTROSSensor de huellas y Radio FM
BATERÍA3.100 mAh con Quick Charge™ 3.0
PRECIO2 GB RAM / 16 GB: 199,90 euros y 3 GB RAM / 32 GB: 229,90 euros

Diseño y construcción

El BQ Aquaris V está construido con un cuerpo de aluminio anodizado con policarbonato (plástico) en la zona superior e inferior de la cubierta trasera, probablemente con objetivo de obtener mejor cobertura.

Cuando lo sostenemos en la mano el acabado compacto, regio y metálico nos recuerda a teléfonos de gama superior. Han dejado atrás el material plástico en la totalidad del equipo junto con esquinas más redondeadas, lo que supone todo un acierto.

Review BQ Aquaris V

El BQ Aquaris V está disponible en dos colores: negro y dorado. El modelo en color dorado presenta un frontal blanco y un cuerpo en color oro, mientras que el negro se presenta completamente en el dispositivo. El modelo que hemos probado es el de color negro, que en mi opinión es el más elegante.

Incorpora la tecnología del cristal 2.5D ligeramente curvado en los bordes, lo que otorga mayor comodidad y suavidad en los bordes al tacto con la pantalla. BQ no se suma a la tendencia de reducir a la mínima expresión los marcos del dispositivo en ninguno de sus teléfonos.

En cuanto al frontal, destaca la presencia del flash LED, en la esquina derecha. Este ayudará a la cámara de 8 megapixeles en situaciones de baja luminosidad. Entre ambos se ubica el auricular para las llamadas.

BQ ha incorporado tres botones capacitivos debajo de la pantalla, que hacen las veces de botón Inicio, Atrás y Recientes. El botón central está marcado por el logotipo de BQ, mientras que los botones de Atrás y Recientes están marcados por un punto. Ninguno de estos tres botones están retroiluminados.

En la parte trasera encontramos el sensor de huellas dactilar dentro de un cuadrado con curvas ovaladas, que imita al mismo tiempo a la cámara principal, que está encima de este y al lado del Flash de doble tono. Además, debajo del sensor de huellas encontramos la serigrafía de la marca con relieve. El inconveniente que hemos sufrido es que se queda demasiado fácilmente con nuestras huellas.

Review BQ Aquaris V

La parte inferior se encuentra el puerto de carga micro-USB, el micrófono y el altavoz, mientras que en la superior se ubica el Jack 3.5 junto a un micrófono de cancelación de ruido.

La ubicación de la botonera no es buena. Los botones de volumen y encendido están en el mismo costado derecho, por lo que es fácil confundirlos. El lateral izquierdo queda limpio, salvo por la bandeja SIM.

Por último, como es habitual en esta gama de precios, BQ no ha optado por incorporar resistencia al agua, pero al menos ha incorporado protección frente a polvo y salpicaduras (IP52).

Multimedia

Dividiremos el apartado en tres secciones: pantalla, sonido y cámara.

Una pantalla donde se nota la gama

El Aquaris V cuenta con un panel LCD IPS de 5.2″ con resolución 720p (1280 x 720 píxeles), lo que implica una densidad de píxeles de 283 ppp.

Nos encontramos a finales de 2017, que menos que incorporar una pantalla FHD. Pues este valor de densidad de píxeles está por debajo de los 300 ppp que, según algunos estudios, es el límite a partir del cual el ojo humano no es capaz de distinguir los píxeles.

BQ ha utilizado cristal Dinorex para recubrir la pantalla -la competencia del Gorilla Glass-, este tiempo que hemos estado con el terminal no ha sufrido ningún arañazo que se pueda apreciar. No obstante, como sucedía en la parte posterior, en este cristal se quedan las huellas marcadas.

Al observar el panel nos damos cuenta de la insuficiencia de contraste tanto en colores como para ofrecer unos colores negros profundos y los blancos tiran un poco hacia tonos azulados, pero sin se molesto. En este rango de precios encontramos pantallas AMOLED y resoluciones superiores, algo negativo ya que BQ enfoca este terminal para que el público juvenil disfrute del multimedia.

BQ Aquaris V

La resolución de 720p no es algo que vayamos a notar en nuestro día a día, pero cuando la exigencia es alta (en juegos o vídeos de calidad) sí que echamos en falta una mejor definición. No obstante, a pesar de que se ve bastante nítida, es cierto que, si te fijas detenidamente, es posible distinguir una cierta pixelación, el conocido “efecto de diente de sierra”.

Por último, el panel marca un brillo de hasta 520 nits que quizás se nos ha quedado un poco corto con reflejos directos de la luz del sol, y los ángulos de visión son amplios pero el brillo se ve reducido al observar la pantalla desde ángulos extremos.

El sonido de un gama media

Si escuchamos qué nos dice el terminal, en la mayoría de ocasiones reproduciendo audio suena suficiente, pero sin matices que te hagan disfrutar realmente de la experiencia multimedia.

Los graves son casi inexistentes, destacando por encima de ellos los medios con unos agudos tímidos. Un sonido poco equilibrado para el disfrute multimedia.

El altavoz se ubica en la parte inferior del terminal, una disposición que taparemos en algunas ocasiones al jugar o reproducir vídeo dado el tamaño reducido del terminal.

Un sabor agridulce en la fotografía

Este es un aspecto diferenciador según BQ, ya que al ser un dispositivo pensado para la juventud, necesita una cámara en condiciones. La cámara principal cuenta con 12 megapíxeles, y estamos frente a uno de los sensores más usados del mercado, el Sony IMX386, con apertura f/2.0.

La cámara en interiores muestra un rango de colores algo tímido, no consigue unos colores fieles a la realidad. Puedes tomar fotografías mínimamente aceptables, sin embargo, el escenario tiene que ser perfecto.

La luminosidad del lugar tiene que ser buena, los contrastes también y tienes que tener una mano de acero para no temblar con el HDR activo. Si quieres tomar la fotografía a un sujeto, tienes que rezar que no haya movimiento. Es decir, la cámara trasera de 12MP no es fantástica y se quedó lejos de lo que estaba esperando.

Toca el turno a las escenas nocturnas de escasa iluminación, os mostramos algunas fotografías. En este caso como en todas las gamas, incluso en a gama alta, no se consigue eliminar el ruido. En este caso es inevitable su aparición en todas las imágenes.

En algunas fotografías con flash el nivel de detalle disminuye, siendo mejor la que no está realizada con este. No obstante, en las imágenes con baja luminosidad sigue conservando algo de detalle.

Puedes ver todas las fotografías realizadas con el terminal con la calidad completa en nuestro álbum de Flicker.

En cuanto a la cámara delantera se asemeja mucho a la trasera consiguiendo unos resultados similares, por ello, no creo que sea llamativo hablar de ella salvo que se consigue ocultar algo de grano gracias al flash frontal.

Para terminal el apartado multimedia, hablaremos de la aplicación de cámara. La aplicación es bastante sencilla e intuitiva. Funciona con cuatro modos principales: panorámica, foto, vídeo y motions, este último para timelapses y vídeos en cámara lenta.

En esta ocasión, sí contamos con un modo profesional para controlar distintos apartados de la fotografía. También se incluye el modo escenas con valores predeterminados para distintas situaciones (paisaje, noche, atardecer, retrato nocturno, acción, nieve, luz de vela, fuegos artificiales y teatro).

App cámara BQ Aquaris V

El smartphone es de 200 euros, es decir, no podemos esperar resultados fantásticos, sin embargo, el histórico de BQ prometía una cámara por encima de la media por el precio y desafortunadamente este no es el caso.

Rendimiento sobresaliente con un Snapdragon 435

Llega el momento clave, el de hablar del rendimiento del smartphone que tenemos entre manos. El tan utilizado Qualcomm Snapdragon 435. Este es el corazón que da vida al terminal acompañado de 3GB de RAM en nuestro caso.

Sí, puede parecer algo escaso sobre el papel, pero este cuenta con ocho núcleos Cortex A53 de 28 nanómetros que pueden correr a un máximo de 1,4GHz y cuentan con una GPU Adreno 505, que ya hemos visto en otros modelos como el LG Q6.

Este es el causante de la limitación de la cámara en cuanto a grabación 4K. Además, el Snapdragon 435 ofrece soporte para la carga rápida Quick Charge 3.0, pero como veremos líneas más abajo, no es así en este dispositivo.

En rendimiento este dispositivo es una autentica delicia que ya sabíamos, BQ no ha arriesgado demasiado, lo que en parte se agradece. Puede mover todos los juegos sin problema, incluso los exigentes como Asphalt 8, Shadow Fighter 3 o Real Racing 3 -aunque este último dio algún tirón ocasional-. Cabe mencionar que los tiempos de carga son algo elevados, es donde vemos realmente la falta de potencia al procesador.

BQ Aquaris V

A la hora de abrir aplicaciones o funcionar con muchas de ellas en segundo plano no hemos tenido problemas. La experiencia a la hora de realizar una fotografía es algo lento como ya hemos visto, es otro elemento donde entra en juego la potencia del procesador.

Por tanto, en el día a día no vas a tener ningún fallo de cierre o el temido lag, no solo gracias al procesador, sino al software del cual hablaremos a continuación. Realmente se disfruta de lo bien que funciona todo.

El lector de huellas ubicado en la parte posterior pese a no ser el más rápido del mercado, es solvente para la mayoría de momentos -prefiero el lector en el frontal-. La respuesta de este como decimos es bastante rápida, no fallando en ninguna ocasión.

Además contamos con la ventaja de poder ampliar la memoria de almacenamiento a través de una tarjeta microSD en hasta 256 GB, aunque no es posible formatearla para usarla como si fuera parte del espacio de almacenamiento interno.

Software limpio con Android puro y actualizable a Oreo

Para muchos usuarios es todo un acierto que la empresa española opte por Android prácticamente puro. Otras empresas optan por incorporar capas de personalización muy pesadas que acaban lastrando el teléfono, mientras que BQ desea que tengamos una experiencia lo más similar posible al Google Pixel 2.

Actualmente el dispositivo cuenta con Android Nougat 7.1.2 con el parche de seguridad de septiembre, un adelanto frente a otros terminales de este rango de precio. Además, BQ ha confirmado que en breve llegará la actualización a Android 8.0 Oreo, lo que debe ser otro elemento a tener en cuenta a la hora de comprar.

Al tratarse de Android prácticamente puro solo encontramos aplicaciones de Google, ninguna de BQ, salvo BQ Plus, un acceso a la web del fabricantes para comprar un seguro para el terminal, que no se puede desinstalar de por sí pero que solo ocupa 8 KB.

La interfaz es como la de un Google Pixel, anteriormente mencionado. Tenemos el cajón de aplicaciones habitual, los menús de ajustes y Google Now junto a Google Assistant. Gracias a todo ello, el BQ Aquaris V presume de la alta disponibilidad de la memoria interna: 29,12 de 32 GB que tiene la versión que analizamos.

En cuanto al software no podemos decir nada negativo, salvo el poder jugar con la tonalidad de la pantalla. Sin duda Android puro se encuentra en sintonía con BQ, esperemos que no demore demasiado la actualización a Android Oreo que se queda en el tintero.

La batería uno de los puntos fuertes

La autonomía de los smartphone es muy limitada en los días que corren y muchas veces no llegamos al final del día. Estar conectado al cargador no va a ser necesario con este BQ Aquaris V.

Nos encontramos ante una batería de 3.100 mAh, muy habitual en los dispositivos de la compañía. Es muy fácil llegar a completar un día de uso moderado o incluso intenso sin tener que pasar por el cargador, arrojando unas cifras que rondan las 6 horas de pantalla a las que nada se puede recriminar.

¿Cuál ha sido el resultado de nuestras pruebas intensas? Hemos llegado a conseguir casi 7 horas de pantalla con más de 20 horas de uso jugando durante casi 3 horas intercambiando entre Shadow Fight 3 y Real Racing 3. Estos son muy buenos resultados.

El modo de ahorro de energía es de Android nativo, sin ningún añadido. Se puede activar tanto manualmente como de manera automática cuando la batería llega al 5% o al 15% y rebaja el brillo de la pantalla, limita la sincronización de datos en segundo plano y el uso del GPS.

Gracias a la carga rápida de Qualcomm Quick Charge 3.0 conseguiremos la mitad de la batería en media hora, y para una carga completa demora alrededor de una hora y media.

En conclusión, para un usuario que utilice el dispositivo para hablar ocasionalmente por WhatsApp y para búsqueda web o redes sociales, no tendrá problemas para llegar incluso a los dos días de uso. BQ mima este apartado como suele ser habitual sin sacrificar el diseño (recordamos la gama E).

Conclusión de la review del BQ Aquaris V

A la juventud le gusta mucho consumir contenido multimedia y tener un buen rendimiento en el día a día, algo que al parecer BQ ha captado muy bien. Ofrece lo mejor posible dentro de precios ajustados, el BQ Aquaris V apunta a ello sin llegar, claramente, a la calidad del Xiaomi Mi A1 por ejemplo, sin embargo para quienes no tienen pensado invertir más de 200 euros en un móvil, es un smartphone a tener en cuenta.

Por último, os dejamos con la review completa del BQ Aquaris V de nuestro compañero Tolo en el canal de YouTube:

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal: Telegram ElCamioneroGeek.es

Valoración
Diseño
70 %
Pantalla
50 %
Sonido
60 %
Rendimiento
70 %
Cámara
60 %
Software
80 %
Batería
80 %
Redactor y coordinador de Newdroy.com. Redactor en ElCamioneroGeek.es. Amante de la tecnología. Informado para ayudar a los demás.